jueves, 21 de abril de 2011

Mario Caruso: “Los referentes de los jóvenes suelen ser algunos periodistas que no me parece que representen de la mejor manera a la profesión”



El periodismo tiene muchas cosas interesantes, como por ejemplo ir conociendo gente valiosa, tal es el caso del colega Mario Caruso, con el que tuve el gusto de egresar en DeporTEA allá por el año 2000. Su camino en los medios ha crecido a pasos agigantados desde sus comienzos al mando del portal de automovilismo “Rugido de motores” hasta su excelente presente trabajando en la revista Campeones y siendo editor ejecutivo de la revista “One”. Además, es docente en ETER, escuela de Eduardo Aliverti. De su pasión por la profesión, de sus comienzos y de su nuevo y ambicioso proyecto “Entre líneas”, Mario estuvo hablando con “Entre vidas Sports”.


¿En qué momento decidiste dedicarte al periodismo?
Antes que nada, Mauro, quiero agradecerte la entrevista. No creo ser merecedor de esta gentileza, pero la acepto. Espero que salga algo interesante para alguien. Respecto a tu pregunta, no hubo un momento en particular. Aunque mi historia personal creo que hizo ineludible este camino. Es decir, me recuerdo en el primer grado de la escuela, con seis años, llevar cada lunes el suplemento deportivo de Clarín. Y leérselos a mis compañeritos. Siempre me intereso la lectura. Mucho. Ahorraba con esfuerzo moneda por moneda para cada martes poder comprar El Gráfico. Recuerdo que a mi pueblo, soy de Santa Teresita, llegaba al mediodía, por lo que mi regreso de la escuela ese día era muy veloz, ansioso por encontrarme con El Gráfico. Y a cada paso que daba me iba imaginando cuál sería la tapa, etcétera. Ya en mis primeros años del colegio secundario, comenzó a interesarme más las noticias generales. Algunos libros. Es decir, ya no sólo leía el Clarín Deportivo, El Gráfico o Patoruzú... A los 14 años, con mucha ilusión y alegría, junto a varios amigos de la escuela llevamos a cabo un programa de radio. Era todos los domingos, de 10:00 a 12:00. Lo armábamos con amor, pero con la inocencia propia de la edad. Recuerdo que cada vez que nos llamaba algún oyente, era una fiesta. Nuestros ojos se iluminaban. Guardo muy lindos recuerdos. Además, mis padres siempre me han incentivado la lectura. En fin, creo que todo esto que te cuento, sumado seguramente a algunas otras cuestiones más que en este momento no me vienen a la cabeza, ha ayudado a moldear al periodista que iba a ser.

¿Qué aprendiste de tus años de estudio en DeporTEA?
En mi experiencia, aquellos años me sirvieron de aprendizaje no sólo en lo profesional sino en lo humano. Me vine desde mis pagos aún con 17 años, tras terminar el secundario. Comencé a estudiar y estar en la ciudad hacía todo nuevo para mí. Aún hoy me sorprendo cuando estoy frente al Obelisco porteño. Te imaginarás lo que era entonces en aquel 1998, el año en el que comencé a cursar. Respecto a específicamente lo vivido en TEA, puedo decir que me sirvió para conocer profesionales que respetaba muchísimo. Por ejemplo, Alejandro Fabbri, Ariel Scher... Acaso me olvide de alguno más. A ellos los tuve de profesores. Pero también conocí otros periodistas, que me sirvieron mucho en mi formación. Guillermo Blanco, Marcelo Nusenovich, Rodolfo Palacios, y me estaré olvidando de alguno más, seguro. También me sirvió para conocer las miserias que a veces tenemos los seres humanos. Miserias a mi entender, claro. Y me refiero a ese celo de algunos compañeros por crecer sin importar la persona que tenés a tu lado. El crecer aún “pisando” al compañero. El crecer “chupando las medias” para obtener algún puesto en tal o cual medio... Acaso porque vine muy tierno del pueblo, pero aquello me sorprendió mucho. Siguiendo con tu pregunta, TEA resultó muy útil por la experiencia. Es válido. Aún me alegro de la decisión de haber estudiado allí. De todos modos, los que estudian en este tipo de escuelas no deben quedarse con lo que allí reciben. Entiendo que hay tres cuestiones que deben estudiarse, pese a que en las principales escuelas no se suelen encontrar como materias: inglés, historia y geografía.

Te recibiste y fuiste uno de los creadores del portal de automovilismo “Rugidodemotores.com”, ¿cómo surgió el proyecto?
No fue tan así. Te cuento. Mientras estudiaba, notaba que era determinante “insertarse” en el medio mientras cursás alguno de los tres años de estudio, más allá de las pasantías que suelen aparecer. Entonces, cuando cursaba el último año (en 2000), se me ocurrió armar un sitio web y proponérselo a un grupo de compañeros. Mi idea original era formar un gran site y que todos los compañeros de curso pudiéramos desempeñarnos. Era bastante utópico. Entonces, masticando la idea con otros compañeros surgió lo de armar un sitio de automovilismo. De fútbol había mucha oferta, de tenis sería complicada la actualización diaria... En fin, nos volcamos por el automovilismo. La intención era “meternos” en el medio. Así nació Rugidodemotores.com. Si recordamos las limitaciones de Internet hace diez años, puedo decir que el sitio era bastante interesante. Y lo más agradable es que logramos “meternos en el medio”. Y hasta conseguimos publicidades que nos sirvieron para solventar los gastos que podíamos tener.

¿Por qué desapareció la página?
Es una pena, pero también es una alegría. Es decir: una pena pues no hubiese querido que “falleciera” nunca. Guardo un gran cariño por Rugidodemotores.com. Pero a la vez es una alegría pues la “desaparición” del sitio se debió a que todos terminamos trabajando en medios más grandes. Y tanta ocupación nos privaba de brindarle el tiempo que merecía. Esto fue a mediados de 2004. Con orgullo, te cuento que de la dirección del sitio formábamos parte con Sebastián Piccagli, hoy director comercial de la revista “Corsa”, con Gonzalo Giorgi, hoy director periodístico de la revista “Sólo TC”, y con Ezequiel Ganem, con quien hoy trabajamos juntos en la revista “Campeones”, con varias responsabilidades. Además, quien diseñaba la web, mi amigo de la infancia, Mariano Figueiro, pasó a desempeñarse en una empresa de comunicación de primer nivel. Todos tenemos hoy una excelente relación y guardamos un cariño especial por aquel proyecto. Y hasta varios colegas que pasaron como colaboradores de Rugidodemotores.com hoy se desempeñan de alguna u otra manera en el ambiente, como por ejemplo Marcos Donato y Gastón Mangini.

¿Cómo nace tu blog “El armario de cosas”?
Sin demasiadas pretensiones más que escribir acerca de cuestiones bien distintas de las que debía hacerlo a diario en la revista “Campeones”. Como una especie de ventana a mi labor diaria. Nació en 2007 y me sirvió –y me sirve– para contactarme con distintos periodistas.

¿Cómo llegás a la revista “Campeones”?
Por ese entonces, sólo trabajaba en Rugidodemotores.com, que ya se había extendido. De hecho, había un departamento especial llamado RM Prensa en la que se desarrollaban sitios web y servicios de prensa. Yo era también responsable de prensa del piloto Norberto Fontana. Hoy RM Prensa sigue existiendo, pero a mí me une una relación más afectiva que otra cosa. La cuestión es que en junio de 2003 me llamó Guillermo Blanco, el director de DeporTEA, para contarme que Oscar Fittipaldi, que fuera director de “Corsa” en los ’80 y ’90, le había solicitado un periodista. Y que Blanco se había reunido con algunos profesores y surgió mi nombre. Aún hoy me sorprende. Primero que nada, porque yo con Blanco y los profesores no tenía una relación más allá de la formal, por lo que siempre me llamó la atención que me recuerden y me llamen justo a mí. Y segundo, porque nomás en mi curso ya había chicos de mucho más talento que yo. Pero bueno, la cuestión es que sugirieron mi nombre, tuve un par de reuniones con Oscar Fittipaldi, la cosa parecía muy seria y así comencé... Yo empecé en julio de 2003 y el Nº 1 de “Campeones” salió el 5 de agosto de aquel año. Éramos muy pocos periodistas, por lo que tuve varias responsabilidades, pagué derecho de piso, pero salí indemne.

Tuviste un programa de radio por Internet llamado “La Palabra”, ¿tenés pensado retomarlo?
Más que un programa de radio, fue un placer. Con Ezequiel Ganem, que ya te lo he nombrado en la nota, solemos tener charlas más allá de nuestra labor en “Campeones”. Nos gusta mucho el periodismo, la política... Y “La Palabra” surgió como una excusa para darnos el gustazo de entrevistar a personalidades que respetamos y muchas de ellas, admiramos. Por ejemplo, Osvaldo Bayer, Carlos Ulanovsky, Juan José Campanella, Hebe De Bonafini, Rodolfo Terragno, Nelson Castro, Jairo... Pero además, investigábamos y tratábamos temas que no estaban en la “agenda” periodística de la mayoría de los grandes medios, como la trata de personas, el drama de los pueblos originarios, la minería a cielo abierto, etcétera. Hicimos 16 programas de la primera temporada, de la que también participó Agustín Lafforgue. Y lo que hacíamos era venderlo a un precio muy módico (nomás para solventar nuestros gastos) a radios de otras provincias. Tuvimos una gran recepción. Conseguimos que sea reproducido en doce emisoras argentinas de Norte a Sur y de Este a Oeste. Aún hoy se puede escuchar en la web, que mantuvimos on line: lapalabraradio.com.ar. Esto fue en 2009. El año pasado comenzamos a preparar la segunda temporada, pero nuestros tiempos eran más complicados. El programa requería de una gran producción para mantener el nivel de invitados (la entrevista principal se llevaba gran parte del programa) y no queríamos salir al aire sin el nivel y la producción de 2009. Entonces decidimos guardar el proyecto. Dejarlo dormir la siesta. Ojalá pronto encontremos el momento adecuado para despertarlo.


¿Qué opinión tenés acerca del periodismo deportivo actual?
El nivel no es bueno. Y para peor, los “referentes” de los jóvenes suelen ser algunos “periodistas” que no me parece que representen de la mejor manera a la profesión. Me refiero a esos comunicadores que sólo parecen preocupados en ser amigos del protagonista. O incluso, se consideran los verdaderos protagonistas. Esos simpáticos que se la pasan haciendo humoradas. En fin, no los creo periodistas. Si querés, llamalos comunicadores, presentadores... Pero no periodistas. Cuando escucho que Sebastián Vignolo se enorgullece por ser amigo de tal o cual protagonista, o cuando me entero que la entrevista que hace para Perfil muchas veces no es más que una reproducción de alguna nota que hizo en la radio... Son cosas que me parecen de una falta total de amor a la profesión. Esto se ve mucho en algunos exponentes de la televisión. Y me apena. Por mi laburo diario, me muevo mucho también en lo que concierne al automovilismo y también, debo decirte, que el nivel es muy bajo. Cualquiera se jacta de periodista cuando lo único que hacen bien es vender avisos que sirven para financiar sus espacios, muchos de ellos solventados por el aporte económico de las distintas categorías.

¿A qué periodistas ves con mayor futuro?
Pese al pesimismo de la respuesta anterior, veo que son muchos los periodistas con gran futuro. Y en muchos casos, no son caras conocidas. En el ambiente del automovilismo, podría mencionarte algunas realidades, más que promesas: Martín Urruty, Daniel Meissner, Mauro Feito, Diego Durruty. No tengo dudas que Ezequiel Ganem es el mejor en lo suyo. Y que tiene capacidad para mucho más. Seguramente con el tiempo será una realidad.

¿Cómo es la experiencia de ser docente en el ETER?
Me hace muy feliz. Mis padres, ya jubilados ambos, son docentes (mi viejo, además, odontólogo), por lo que tal vez en algún gen tenía este aspecto guardado... Soy docente en ETER desde 2009. A los alumnos de primer año de Periodismo Deportivo les doy la materia Automovilismo, que consta de ocho clases. Pero también les hago un especial hincapié en la profesión en sí. Me sorprendió la propuesta en su momento, pero me trae muchas satisfacciones. He conocido chicos de una gran capacidad que, con seguridad, en algunos años me cruzaré en los caminos de esta profesión.

Contame de tu nuevo emprendimiento llamado “Entrelíneas.info”.
Desde hace rato tengo esta ilusión. Se trata de un sitio periodístico para mis pagos, mi región. Es decir, el Partido de La Costa, Dolores (donde nací), General Lavalle y Tordillo. Queremos brindar un sitio periodístico de excelencia, como entendemos que no hay en la región. Que se convierta en una especie de “megáfono” de lo que ocurre en la zona y que sea escuchado por los medios nacionales. Creemos que es posible lograrlo.

¿Con qué obstáculos te encontrás para llevar a cabo un proyecto tan ambicioso?
Es muy simple hablar de obstáculos, pero no me detengo en ello. Quiero algo, tengo un sueño, una idea, un proyecto, y allá voy... Hemos conformado un grupo interesante de periodistas y diseñadores. Ojalá estemos a la altura de nuestras pretensiones.

¿Es verdad que en varias reuniones por “Entrelíneas.info” te han preguntado el costo para publicar diferentes noticias?
Sí, claro. No debería sorprendernos. Sí lamentarlo. Me ha ocurrido en distintas presentaciones ante empresas, gobiernos... Es evidente que en varios medios te publican alguna información si a cambio le das una pauta, por ejemplo. No será nuestro caso. Vamos a producir contenido. Tendremos nuestra agenda. No seremos un sitio que se nutra sólo de gacetillas de prensa. Apostamos a contar historias. A tener un medio bien escrito, que se pueda ver, leer y escuchar. Con ideología. Tener opinión, pero con sustento.

¿Qué objetivos te planteaste dentro de los medios?
Ninguno en especial. No pienso en ello. Es el mismo objetivo que me planteo en la vida: ser feliz. Ni más ni menos. Siempre hago lo que me haga feliz. Por el ’98, ’99, trabajaba en una revista llamada “Reporte de Inferiores”, que a su vez tenía un espacio en TN Deportivo. Trataba del fútbol de divisiones inferiores de AFA. Una vez debí viajar a cubrir la Fiesta del Fútbol Infantil, en Sunchales. Allí vi como todo el pueblo trabajaba durante todo el año con mucho amor para llevar a cabo ese evento, que para ellos era similar a una Copa del Mundo de la FIFA. Vi sus rostros de felicidad. En fin, puede parecer una pavada, pero eso me ayudó a terminar de entender que se puede ser feliz desarrollando lo que uno quiera, en donde sea. Hasta ese entonces, mis sueños profesionales podían pasar por trabajar en El Gráfico o en TyC Sports. Pero mi cabeza cambió. Y desde entonces trato de priorizar mis proyectos, mis ilusiones, por más “chiquitas” que parezcan.

¿Qué otros proyectos tenés para lo que queda del año?
No mucho más de lo que te comenté. Estoy en “Campeones”, soy editor ejecutivo de la revista mensual “One”, en la primera semana de mayo arrancamos con “Entrelíneas.info”, que me obligará a viajar bastante. En la segunda mitad del año estoy en ETER. Pero siempre que aparezca alguna posibilidad de goce, le daré para adelante. De las cosas que más disfruté en mi humilde trayectoria, es una charla que tuve para la revista “Noticias” con Liborio Noval, uno de los fotógrafos de la revolución cubana. Y fue una nota que me propuso Pablo de la Fuente, entonces en “Noticias”, casi de un día para el otro. Por lo tanto, probablemente haya otra sorpresa a la vuelta de la esquina. Y aquí estaré para disfrutarla, como cada hoja de un libro o el abrazo de algunos de mis sobrinitos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario